lunes 22 de julio de 2024 - Edición Nº2056

Noticias

Cargalo bien antes

Cargar el celular en el auto es perjudicial tanto para el teléfono como para el vehículo

La calidad de la carga no es la adecuada y por otro lado, la batería del auto puede perjudicarse.



A más de uno le ha pasado de estar viajando y quedarse sin batería en el teléfono. Las opciones para cargarlo no son muchas y por eso, nadie duda demasiado en conectar el celular a una de las entradas USB que todo auto medianamente nuevo trae hoy en su interior.

La pregunta que pocos se hacen, sin embargo, es si este modo de carga genera daños en el dispositivo y si, por querer satisfacer una necesidad a corto plazo, con cada carga vehicular uno contribuye a un gran inconveniente a largo plazo, como puede ser la muerte prematura del teléfono.

No es la carga adecuada

El primer tema a tener en cuenta según explican los expertos en mecánica automotriz es la calidad de la carga que ofrecen los puertos USB de los autos. Te debe haber pasado que el celular puede estar enchufado horas en el auto sin llegar a lograr la carga completa. Esto se debe a que la mayoría de los puertos USB en los autos ofrecen 0.5 amperios, una potencia significativamente inferior a la de los cargadores de celular estándar (1.5 amperios o 2 amperios en el caso de aquellos de carga rápida). Esto quiere decir que el celular va a tardar mucho más en cargar pero, además, que su rendimiento habitual puede ser afectado.

Otro punto a ponderar es el voltaje. Para funcionar, un celular necesita más voltaje que el que los autos normalmente pueden aportar. Por eso, si se usa en simultáneo con la carga, el celular va a consumir proporcionalmente más energía de la que está recibiendo y, además, podría recalentarse.

Consecuencias para el auto

El auto que proporciona la energía al celular también sufre consecuencias negativas. Los motivos radican en que los smartphones, al igual que cualquier dispositivo electrónico, requieren electricidad y energía.

Primero porque, cuando se conecta un cargador al puerto USB de la cabina, la batería del auto se desgasta. Esto se debe a que la energía del generador es también la que se usa para cargar a los dispositivos electrónicos. Incluso cuando el cargador está conectado sin el teléfono, la batería del auto sufre una descarga, aunque mucho menor que la que sufre cuando este está conectado. En el peor de los escenarios, la batería del auto podría agotarse súbitamente y sin aviso previo.

En segundo lugar, porque el uso de electricidad dentro del auto -como sucede cuando se enciende el aire acondicionado, el GPS o las luces- implica un consumo de combustible mayor y esto significa menos autonomía en materia de kilometraje, y más contaminación en materia de daño ambiental.

Temas de esta nota:

AUTOSUSBCARGAR EL CELULARBATERíA

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: